miércoles, 30 de abril de 2014

Vacuna contra el VPH, ¿remedio o enfermedad?


Hay quienes dicen - gente muy entendida, por supuesto - que la vacuna contra el papiloma no es totalmente segura, e incluso afirman que provoca muertes e incapacita a las niñas a quienes se les inyecta dicha vacuna. Esta controversia es merecedora de ser comentada.
Origen de la imagen


Si bien es cierto que, al igual que todas, la vacuna del papiloma pueda causar efectos secundarios, hasta el día de hoy sólo ha habido casos de breves dolencias, además de los efectos de su papel fundamental contra el cáncer de cuello uterino, claro está.

Tanto Gardasil como Cervarix, dos vacunas que protegen contra varios tipos de VPH, del 6, 11, 16 y 18 la primera, y del 16 y 18 la segunda, fueron y siguen siendo objeto de estudio por la FDA (Food and Drug Administration) y por la CDC (Centers for Disease Control and Prevention), continuando su seguimiento con el fin de mantenerlo bajo control e informar de cualquier incidencia.

Así pues, si se tiene la posibilidad de prevenir dos de los tipos de VPH (el 16 y 18) de alto riesgo oncológico considerados por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), y otros como el  VPH-6 y VPH-11 contra verrugas genitales, es aconsejable y seguro, en mi opinión, ponérselas, además de realizar exámenes periódicos del cérvix con el test Papanicolaou, pese a que no combatan los más de 100 tipos de VPH, pero, ¿por qué no evitar lo que puede ser evitado?, es mejor que nada, ¿no?
 
Referencias bibliográficas
1.- Quadrivalent vaccine against human papillomavirus to prevent high-grade cervical lesions. The Future II Study Group. New England Journal of Medicine 2007; 356(19):1915–1927.
 
 
3.- A controlled trial of a human papillomavirus type 16 vaccine. Koutsky LA, Ault KA, Wheeler CM, et al. New England Journal of Medicine 2002; 347(21):1645–1651.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario